Article Image
read

alt

Me gustaría contarles acerca de mi experiencia personal al haber dirigido un cortometraje universitario llamado “Buscaminas”, el cual lo filmamos usando celuloide en lugar de haberlo filmado con cine digital. En el momento en que tuvimos que realizar los guiones para este ejercicio decidí escribir personal y es por esta razón que realice un guión acerca de un adolescente que en una tarde de aburrición decide jugar una partida de “Buscaminas” en su computadora. Además, se me ocurrió darle un sentido más irónico al también contar la historia de un soldado antibombas al cruzar por un campo minado.

Este fue un cortometraje que me tuvo preocupado desde el principio, pues este iba a requerir más presupuesto que mi cortometraje anterior. Además, no estaba seguro si el poder contar esta historia bien debido a que contaba con varios elementos que me hicieron sentir inseguro, por ejemplo: Vestuarios verosímiles con respecto a la situación que se presentaba, sobre todo la del soldado; filmar una partida de Buscaminas para ser usada en postproducción; y sobre todo, ser capaz de que el público capte el mensaje que yo buscaba dar con este cortometraje. Ningún cortometraje es sencillo debido a que cada uno mostrara diferentes complicaciones en su desarrollo, y en este cortometraje la mayor complicación fue la verosimilitud. Necesitaba contar esta historia de un modo en que el público se pudiera relacionar, pero que no estuviera muy manipulado para dar esta sensación de realismo, lo que fue difícil al hacerlo como ejercicio universitario y con pocos recursos. Para esto pagamos para crear un traje de soldado que se viera verosímil dentro de esta ficción, al igual que el casco y la locación del desierto.

alt

Después de varios meses de preparación en los cuales se hicieron varios borradores de guión, scouting, pitching y prácticamente todo el proceso de preproducción, “Buscaminas” fue aprobado y preparamos todo para filmar en el siguiente semestre de clases. Un detalle muy importante que no he mencionado es que para este cortometraje nos dieron una lata de celuloide, pues ya habíamos realizado un ejercicio filmando en digital. Esto es de suma importancia porque el filmar con celuloide ya no es tan común debido a que las cámaras digitales resultan más económicas en cuanto a la producción de una película, pues no se necesita hacer un revelado final y porque, en la mayoría de los casos, ahora los directores pueden filmar cuantas veces quieran una toma, lo que transforma a los directores en paranoicos quienes nunca van a estar satisfechos con su trabajo y que le cuestan a la producción más dinero porque no se toman la libertad de ensayar antes de la filmación.

En fin, ya en la etapa de filmación se decidió filmar primero el desierto debido a que es mejor comenzar con lo más complicado. El problema principal fue mantener al actor cómodo debido a que la botarga y el casco eran demasiado sofocantes bajo ese día soleado, por lo que solo se ponía el traje unos minutos antes de la siguiente toma. Además, otro problema fue que nunca había dirigido en cine por lo que nunca gritaba acción hasta después de unos segundos de haber empezado a filmar, debido a que me gusta tener unos pequeños segundos extras al momento de editar, y esto es un problema debido a que solo teníamos una lata de celuloide y todavía teníamos que filmar al día siguiente. Durante todo el día, hicimos varios planos de los cuales intentábamos que quedaran bien en la primera toma para no gastar el material y para filmar de distintos ángulos. Éste sin lugar a dudas fue el día más difícil de un rodaje que he tenido.

Al día siguiente filmamos al adolescente jugando “Buscaminas” en su cuarto, a comparación del día anterior este fue un día muy sencillo de producción; no se pudo grabar el sonido debido a los ruidos fuera del departamento y muy pocos nos quedamos en el cuarto porque era muy chico y necesitábamos el espacio para las luces y la cámara. Después de la etapa de filmación, el material se mando al D.F. para que fuera revelado y para poder trabajar una primera corrección de color para comenzar el proceso de edición. El proceso de edición fue muy largo debido a que mucho cambio conforme pasaron los primeros cortes y para no dar muchos detalles solo diré que el mayor cambio en cuanto al cortometraje fue que ascendimos al soldado como protagonista pues esto daba a entender mejor el mensaje que se estaba buscando.

alt

En conclusión, los procesos de filmación son demasiados largos y tediosos como para explicarlos con mucho detalle. Lo más importante que me enseño esta filmación es no cerrarse a tu propia opinión y a la idea que tuviste desde el principio, los accidentes pasan y uno puede sacar provecho de ello o también de las personas que te dan consejo a lo largo del trabajo. Un cineasta debe ser alguien que tenga una idea clara desde el principio y que vaya transformando el proceso de creación para poder dar a entender al público la premisa, la cual en este cortometraje fue: “Lo que para unas personas es juego, para otros tiene consecuencias en la vida real.”

comments powered by Disqus
Blog Logo

Miguel Del Campo

Estudiante de Cine y Producción Audiovisual en la UPAEP Director y Guionista de Cortometraje "Sonríe" y "Buscaminas" Practicante en Boutique Creativa "Thinkers in Motion" Productor Festival "Camote"


Image

Thinkers in Motion

Este es nuestro blog. Aquí compartimos, con nuestros amigos nuestras experiencias, nuevas tendencias y noticias. Síguenos.

Regresa a nuestra portada.