Article Image
read

¿Por qué? ¿Por qué pagamos por entrar a una sala de cine a que nos asusten? ¿Qué hace que éste género cinematográfico sea tan popular? Esto tiene una explicación lógica. Es parte de lo que nos mantiene vivos: la curiosidad.

Hay un fundamento neurológico que nos lleva a explorar el peligro. Cuando estamos asustados nos volvemos mucho más perceptivos y atentos; algunos neurotransmisores se liberan cuando estamos en este estado, lo que hace que nuestro cuerpo se prepare tanto mental como físicamente para enfrentarnos o escapar de aquello nos provoca miedo.

El hecho de que las películas de miedo estén dirigidas a un público adulto genera un mayor interés en el público en general, ya que el entrar a ver una película considerada madura –Recordemos el caso de Hostal, cuya clasificación fue D – demuestra tu libre decisión de ponerte a prueba. El hecho de que alguien te diga que no lo veas, hará –como buenos rebeldes que somos- que deseemos ver esa película antes.

Un comportamiento que se puede notar al enfrentarse a estas películas es el desafío. Prácticamente como espectadores, asistimos a una película de terror apostando ¡que no nos va a asustar en absoluto! Sin embargo, algunas veces –en mi caso la mayoría- la película logra abstraerte de la realidad y darte unos buenos sustos.

Un estudio de la Universidad Perdue, reveló que la mayoría de los espectadores se sienten más fuertes cuando acaban de ver una película de terror; porque ellos fueron capaces de entrar a la sala y ver la película completa, cosa a la que otras personas no se atreven. Por ello, terminan con esta sensación de ser más valientes que la mayoría.

Normalmente creemos que si logramos pasar por un susto controlado –como lo es en el cine-, estamos a un más preparados para una situación de riesgo. Lo cuál está completamente equivocado, está comprobado que la reacción de una persona ante el peligro es sumamente afectado por la sorpresa; después de todo, cuando vez una película de terror sabes a lo que vas.

Obviamente esto no pasa en la vida cotidiana, la sorpresa nos ataca por todos lados, y ni sabemos que podrá pasar dentro de cinco minutos… Y que alivio no saber que pasará en el porvenir, puesto que si lo supiéramos, la vida perdería sentido.

comments powered by Disqus
Blog Logo

Mafer Herrera

Estudiante de Cine // Escritora compulsiva // Adicta al olor del café.


Image

Thinkers in Motion

Este es nuestro blog. Aquí compartimos, con nuestros amigos nuestras experiencias, nuevas tendencias y noticias. Síguenos.

Regresa a nuestra portada.